Amor a la cuerpa

Es importante comprender que no es correcto opinar sobre las cuerdas de las personas. Es violento y no es productivo. Ahora, lo que parece un reto mayor es poder mejorar nuestro lenguaje interno, la forma como nos hablamos a nosotras mismas sobre el tema.

Les proponemos un ejercicio: Mirémonos al espejo y digamos en voz alta todo lo que nos gusta de nosotras mismas.

¿Qué queremos decirnos?

Ilustraciones de Patricia Polanía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.