¿Por qué nos auto-saboteamos?

Teyhou Smyth en su articulo “ Women and Self-Sabotage: How We Sell Ourselves Short” originalmente escrito en Inglés y publicado en Psychology Today lo explica muy bien.

 Roles de género: El autosabotaje puede parecer la opción más “segura”  cuando intentamos complacer a la gente, manteniéndonos atrapadas en viejos roles. 

Preocuparse por la imagen o la reputación: El autosabotaje es un efecto secundario del “síndrome de la chica agradable”. Si bien no hay nada de malo en ser una buena persona y considerar a las demás personas, esto no debería significar auto-sacrificio. Podemos abrazar nuestro poder y vivir dentro de nuestros valores sin poner a las demás en primer lugar. 

Entristecernos por el interés de “ser amables con los demás” es masoquista y cruel. Necesitamos tratarnos a nosotras mismas con todo el amor y compasión como lo hacemos con las demás. A veces, eso puede significar dejar de lado el “síndrome de la chica agradable” para adoptar una versión más realista de nosotras mismas.

¿Por qué nos autosaboteamos? 

Miedo al triunfo: cuando hemos trabajado tan duro por algo, nuestro éxito a veces puede convertirse en un factor de estrés. Cuando estamos cerca de lograr una meta, podemos comenzar a hacer cosas que nos impidan alcanzarla.
Miedo al fracaso: cuando creemos que no lo vamos a hacer bien o que fallaremos sin importar qué, comenzamos a comportarnos de una manera que asegura que fallaremos.
También, creemos que daremos todo lo que tenemos por una meta y aún así no seremos suficientes. Es más fácil darse las razones de por qué fracasó que darlo todo y aún así no tener éxito.
Queremos controlar todo: nos sentimos mejor cuando sentimos que tenemos el control. Al aceptar un resultado negativo de antemano, sentimos que tenemos el control, aunque no es lo que queremos que suceda. De hecho, controlamos nuestro fracaso cuando aplicamos este patrón de pensamiento de autosabotaje.
¿Como se puede detener el autosabotaje? Nos podemos alejar del autosabotaje estando conscientes de lo que sentimos y lo que hacemos, este proceso requiere introspección y puede ser doloroso a veces, ya que requiere que dejemos atrás versiones viejas sobre nosotras mismas y rompamos con las expectativas que otras personas tienen de nosotras.
Ser responsable: Cuando nos damos cuenta de que nos comportamos o pensamos de una manera que va en contra de lo que queremos, necesitamos o sentimos, es importante examinar nuestras intenciones. 
Ser responsables de nuestro autosabotaje nos vuelve a poner en el asiento de la conductora y podemos optar por continuar por ese camino o hacer un cambio que esté en línea con nuestros propios intereses y necesidades.
Crea un plan anti-autosabotaje: Si comenzamos a notar un patrón de auto-sabotaje en nuestro comportamiento, puede ser útil hacer un plan con anticipación para ayudarnos a tomar decisiones.  Por ejemplo, si reconocemos que tendemos a auto-sabotearnos cuando nos enfrentamos a tomar una decisión en el acto, podemos crear una regla de antemano que requiera de tres horas de relfexión antes de tomar decisiones.
Háblalo con tus amigas: Es muy probable que también tengas amigas que estén familiarizadas con el autosabotaje, hablar sobre lo que sentimos con nuestro círculo seguro siempre es muy poderoso. 

Referencias:

https://www.psychologytoday.com/us/blog/living-finesse/202011/women-and-self-sabotage-how-we-sell-ourselves-short

https://lisajeffs.com/en-us/self-sabotaging-behavior-thoughts-what-causes-it-and-how-to-rise-above-it/

Investigación e Ilustraciones por LMR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *