Violencia digital de género y relaciones afectivas


¿Qué es la violencia digital de género y relaciones afectivas?

 Violencia digital de género en las relaciones afectivas se define como un conjunto de comportamientos que tienen como objetivo controlar, humillar, amenazar o causar un daño al otre miembre de la pareja o expareja a través de medios digitales.

Las tecnologías de la información y comunicación amplían el campo en el que se puede ejercer violencia de género y en muchas ocasiones representan una nueva herramienta para el control y la vigilancia en las relaciones afectivas. Las dinámicas basadas en el desequilibrio de poder propias de las situaciones de violencia se transfieren del mundo offline al mundo online.

 Algunas las características de las tecnologías de la información son utilizadas para ejercer esta violencia, como por ejemplo: la amplitud de la audiencia (puedes llegar a muchas personas al mismo tiempo) y la permanencia en el tiempo de los contenidos (una vez que los contenidos son publicados en Internet, es difícil poder tomar control sobre ellos).

En varias ocasiones la violencia digital en la pareja tiende a ocurrir junto con la violencia psicológica y física fuera del mundo digital. Las formas más habituales de violencia digital en la pareja son el robo de contraseñas y acceso a información personal, mensajes ofensivos y descalificativos, suplantación de identidad, insultos, amenazas, control de ubicación. También los mitos del amor romántico representan un factor de riesgo para la identificación de las violencias digitales en las relaciones afectivas. 

Algunos de los síntomas de la violencia digital en las relaciones afectivas pueden ser:

Intimidación y acoso: enviar mensajes de texto o mensajes de redes sociales insultantes o amenazantes; etiquetar en publicaciones o fotos hirientes; publicar fotos vergonzosas tuyas.    

Monitoreo y acecho: Robar o exigir conocer tus contraseñas; mirar a través de tu teléfono o computadora sin permiso; obligarte a que mandes tu ubicación en tiempo real, utilizar un software espía para monitorear lo que haces.

Intimidación sexual: exigir que tomes o envies fotos o videos explícitos con los que no te sientas cómoda; enviarte fotos o videos explícitos sin tu consentimiento; compartir tus fotos o videos con otras personas o tomarte fotos íntimas sin tu consentimiento.  

Control: decidir a quién puedes seguir o ser amiga en línea; controlar a quién puedes enviar mensajes; exigiendo tu atención constante a través de la tecnología; haciéndole sentir insegure por no responder a los mensajes de inmediato.

Fuentes: 
Carmen Rodríguez-Domínguez (2017) Ciberagresores en las relaciones amorosas y su relación con la violencia psicológica, el sexismo y los celos, https://www.joyfulheartfoundation.org/blog/digital-abuse-signs-and-help

Investigación e ilustraciones LMR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *