Recuperar la confianza

¿Valgo por mí misma no tengo valor por lo que produzco, lo que aguanto, lo que sacrifico, lo que dejo de hacer para que otres estén bien?

Durante dos semanas Vita Activa hizo un alto para recuperarse, recargar energía y practicar ejercicios de auto-ayuda, auto-cuidado y desintonxicación digital.

¿Por qué lo hacemos?

Porque nuestra valía está relacionada directamente con el poder de detenernos, el poder poner nuestras necesidades en primer plano, el ser nuestra prioridad primero y en poder pensar en cómo comenzar a cambiar nuestro entorno para que todas podamos operar de manera más respetuosa de nuestras necesidades y nuestra salud mental. Tenemos que proteger nuestro cuerpo y nuestras mentes.

Valía o autoestima

La valía y la autoestima son dos términos relacionados que a menudo se usan indistintamente. Tener un sentido de autoestima significa que te valoras a ti misma, y tener un sentido de valía significa que eres digna -a los ojos del entorno en el que te encuentras. Las diferencias entre los dos son tan pequeñas como para que no logremos distinguirlas. La clave está en la palabra dignidad. Todas tenemos, merecemos y podemos derivar nuestro valor de nosotras mismas. Los derechos humanos son los derechos de todas y de todes.

“La autoestima es lo que pensamos, sentimos y creemos sobre nosotras mismas. La autoestima es reconocer ‘Soy más grande que todas esas cosas’. Es un conocimiento profundo de que soy valiose, que soy adorable, necesario para esta vida y de un valor incomprensible”, Dra. Cristina Hibbert(2013).

Autoestima o autoconfianza

La confianza en una misma no es una evaluación general, sino un sentimiento de confianza y competencia en áreas más específicas. Por ejemplo, puedes tener una gran autoestima pero poca confianza en tí misma cuando se trata de deportes extremos, ciertas materias en la escuela o en tu capacidad para hablar un nuevo idioma (Roberts, 2012).

No es necesario tener un alto sentido de autoconfianza en una misma en cada área de la vida; naturalmente, hay algunas cosas en las que simplemente no serás muy buena y otras en las que sobresaldrás. Lo importante es tener confianza en tí misma en las actividades de tu vida que te importan y un alto sentido de autoestima en general por la manera como haces las cosas. 

Repite estas frases cuando sientas que tu autoconfianza necesita un empujoncito:

Yo creo en mi misma;

Soy tan valiosa como otras personas;

Estoy orgullosa de mis logros y acepto mis fracasos;

Me merezco todas las cosas buenas que me pasan. 

Me respeto a mí misma;

Estoy feliz de ser yo.

Te proponemos que estas semanas que vienen realices estos dos ejercicios y que nos cuentes cómo te vas sintiendo en redes FB/TW/IG @VitaActivaOrg o por correo electrónico en apoyo@vita-activa.org

Referencias:

https://positivepsychology.com/self-worth/

Texto: LMR/LOP | Imágenes: PP

Derecho a ser mi prioridad


En los últimos dos meses dos deportistas profesionales; Naomi Osaka y Simone Biles pusieron el tema de la importancia de la salud mental sobre la mesa. Simon Biles es considerada la mejor gimnasta de la historia y decidió no seguir participando en los juegos olímpicos, porque quería concentrarse en su salud mental. Naomi Osaka es la tenista número dos del mundo, tomó la decisión de retirarse de un torneo de tenis hace dos meses atrás por la misma razón. 


Simone Biles y Naomi Osaka nos recordaron que: 

  • Podemos decir no, aunque estemos frente a una gran oportunidad si no nos sentimos en la condiciones para hacerlo.  
  • Podemos decir no a cosas que nos causan malestar.
  • Tenemos derecho a decir no, aunque existan muchas expectativas sobre nosotras y se espera que actuemos de alguna manera en específico. 
  • Ser nuestra prioridad significa proteger nuestra mente y nuestros cuerpos aunque todo el mundo espere lo contrario. 
  • Se puede hacer una pausa, o muchas pausas, detenerse está bien.  
  • Reconocer que necesitamos espacio para sanar es una medida transgresora de autocuidado porque nadie espera que lo hagamos. 
  • Somos humanes, no somos perfectes ni somos robots. 
  • Nuestros sentires son más importantes que todas las expectativas que ponen sobre nosotres.  
  • No tenemos por qué complacer a los demás si no queremos. 
  • Tenemos derecho a priorizar nuestro bienestar.
  • Nuestra salud mental debe ser tratada con prioridad. Es urgente, hoy y siempre. 

Texto LMR

Ilustraciones PP

Burnout y Capitalismo

“El antídoto contra el burnout es regular el  capitalismo. Hemos reducido nuestras vidas a listas de tareas pendientes”.

Anne Helen Petersen

¿Qué es el burnout?

El estrés laboral, mejor conocido como síndrome de burnout, es un tipo de estrés crónico, se caracteriza por un agotamiento excesivo tanto físico como mental, desmotivación e insatisfacción en el trabajo. En el área laboral, el agotamiento (burnout) es uno de los impedimentos más generalizados para la salud mental. 

¿Qué tiene que ver el burnout con el capitalismo? 

El capitalismo ha generado una glorificación al sacrificio personal para mantener altos niveles de productividad. Esto junto con las malas condiciones de trabajo de nuestros países, generan problemas en nuestra salud mental.  El mundo capitalista nos da el mensaje de que si no trabajamos en exceso nos vamos a quedar atrás u otra persona vendrá a hacerlo por nosotras. Eso nos hace sentir reemplazables y en alerta constante. 

De este modo, existen dos formas principales en las que el exceso de trabajo puede reducir la salud. Uno es el costo biológico del estrés crónico, con un aumento en las hormonas del estrés que conduce a un aumento de la presión arterial y el colesterol. También están los cambios de comportamiento, las personas que pasan largas horas pueden estar durmiendo poco, apenas haciendo ejercicio, comiendo alimentos poco saludables y fumando y bebiendo para sobrellevar la situación.

Trabajar horas extras se ha convertido en la norma para la mayoría de las personas. Y, ahora que nos hemos acostumbrado al trabajo remoto, la línea entre el final de la jornada laboral y el comienzo del tiempo personal puede volverse aún más borrosa. Los  correos electrónicos fuera de horario y las miles de fechas límite de entrega, han  creado un nuevo entorno de trabajo “siempre activa”, lo que ha empeorado con la pandemia. En esta cultura capitalista del trabajo la estabilidad del mercado tiene prioridad sobre la estabilidad de la vida de las personas. 

El derecho al ocio 

El ocio es considerado como una experiencia vital. El ocio es fundamental para la vida de cualquier persona. Se trata de utilizar el tiempo libre en aspectos que nos producen satisfacción y placer. Reconocer el ocio como un derecho, manifiesto la importancia para el bienestar de las personas. Las actividades de ocio nos dan un flujo de energía positivo. Refrescan nuestra mente. Colabora para mejorar o mantener nuestra  salud mental. 

¿Cómo resistimos al burnout?

Como el Burnout tiene una fuerte relación con el capitalismo, para vencerlo del todo se lo tiene que hacer desde la colectividad y solidaridad y no como personas individuales. El Burnout no se resolverá del todo hasta que no se pueda resolver para todas y todes. Y eso significa cambios sociales respecto a las condiciones y cultura laboral en nuestros países.  

El auto cuidado también es importante para resistir. 

Nuestros consejos:

– Haz ejercicio; la actividad física mejora la forma en que nuestro cuerpo maneja el estrés. 

– Toma siestas, intenta organizar tus actividades para que puedas tomar una siesta por la tarde.

– Invierte tiempo en ti; eres una persona que merece cuidados. Tenemos que comer mejor, movernos mejor y dormir mejor para sentirnos mejor.

– Socializa; los momentos que pasamos con nuestra familia y amigos son preciosos y son fundamentales, especialmente cuando intentamos gestionar las horas extra de trabajo. 

– Busca apoyo, con tus compañeras/es de trabajo, amigas o amigues y seres queridos; el apoyo y la colaboración pueden ayudarte a sobrellevar la situación. 

– Desconéctate; estar disponible en el trabajo las 24 horas del día, los 7 días de la semana, nos expone a  factores estresantes todo el tiempo y eso nos impide recargar energías.

– Presta atención a las señales de tu cuerpo: Es fácil pensar que un dolor de cabeza es el resultado de la deshidratación, que un dolor de estómago es el resultado de algo que comiste y que un dolor de cuello se debe a dormir mal, pero no siempre es así. A menudo, los dolores y molestias son una acumulación de estrés y ansiedad. 

Referencias: https://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/adult-health/in-depth/burnout/art-20046642http://www.psicothema.com/psicothema.asp?id=3310 https://thepsychologist.bps.org.uk/volume-20/edition-7/selfish-capitalism-and-mental-illness https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=7533309 https://www.bbc.com/worklife/article/20210426-is-extreme-working-culture-worth-the-big-rewards

Texto e investigación de LMR <3

Autocuidados en resistencia

Autocuidado | Resistencia | Consejos

En momentos que la sociedad civil se enfrenta a decisiones gubernamentales explotadoras o extractivistas, se activan y reactivan viejas heridas para quienes trabajamos en medios, comunicación, activismo, defensa de
derechos humanos y movilizaciones ciudadanas.

En lenguaje técnico se le llama estrés post-traumático, no obstante en el lenguaje de la calle, de la redacción, de las cafeterías y los autobuses es ese miedo viejo, ese dolor y angustia del pasado que regresa cuando presenciamos eventos del presente. El amargo en la boca, el insomnio sin razones, los recuerdos, los sonidos.

Esta no pretende ser una guía sino un glosario de consejos para abordar lo que sentimos y pensamos mientras que estamos en la calle cubriendo las protestas, preparando la mochila con pañuelos y vinagre, tomando café frío en las madrugadas mirando para afuera.

1. Lo que sientes es real. La memoria muscular y corporal es el legado más antiguo y más fidedigno de nuestro paso por el mundo. El miedo se alberga en las células, en el cabello y en los recuerdos que pasan de
generación en generación.

2. Nombra tu miedo. Ponerle palabras a lo que sentimos es importante, lo vuelve manejable, lo atrapa en una hoja de papel, en una conversación con un colega, una amiga.

3. Recuerda y aprende de lo que pasó en el pasado. Es importante recordar que la memoria es el receptáculo de las estrategias que las personas que nos antecedieron guardan para que enfrentemos el presente.

4. Planea lo que puedas planear. Por ejemplo planea los momentos en los que vas a descansar, comer, pasar tiempo con quienes amas. Planéalo religiosamente, esto sirve más cuando trabajas en equipo, respeta los turnos. Si trabajas de forma independiente o sola pon límites a las horas de entrega, de servicio o de colaboraciones.

5. Mueve tu cuerpo. Sentado en una silla, caminando por la calle, en el suelo, en la calle mueve tu cuerpo, agita tus brazos y piernas. El miedo y el estrés tienden a congelar los músculos. Por eso los movimientos repentinos después duelen o lastiman.

6. Busca momentos de descanso. Medita, canta, escucha música, mira imágenes de naturaleza, sal afuera si puedes. Deja el trabajo o la situación en la que te encuentres por unos minutos.

7. Escucha a las demás personas. Es importante pensar en la labor importante que tiene la palabra y la escucha activa. Intenta no juzgar y acompañar. Recuerda hacerlo solamente cuanto te sientas bien y seguro.

8. Intenta identificar aquellas circunstancias que son desencadenantes
para ti.
 El trauma secundario (vicarious trauma) es real y se relaciona con el estrés que sentimos cuando alguien más está estresado o sufriendo frente a nosotros. Es responsable y realista pedir una pausa o pedir un relevo cuando la situación desencadena reacciones muy fuertes en nosotros.

9. Confía en tu comunidad y en dividirse las tareas de cuidado. El peso del estrés aumenta para las personas que cuidan de otros.

10. “Cuidar de mí misma no es egoísmo, es supervivencia y es también una declaración política de guerra”. Dejemos que las palabras de Audre Lorde suenen y resuenen. Que mientras hagamos nuestro trabajo y busquemos soluciones pacíficas para los conflictos que nos rodean, podamos invocar el amor, la solidaridad y la no violencia para nosotras mismas y quienes nos rodean.

Si necesitas primeros auxilios psicológicos o apoyo frente a violencias en línea estamos siempre disponibles. Vita Activa es una línea de ayuda gratuita, confidencial y anónima. Usa Signal, Telegram o WhatsApp +52155-8171-1117

Publicamos este texto en El Soberano de Chile, el 22 de octubre del 2019. Hoy por hoy es necesario revisarlo y compartirlo nuevamente con todes ustedes. A todes quienes están luchando por justicia, dignidad, seguridad, paz y salud en nuestro continente, reciban nuestra solidaridad y apoyo. Porque merecemos vivir en un mundo en el que quepan muchos mundos.

Estereotipos en la publicidad y redes sociales

Los estereotipos van formando una idea de la perfección que afecta la visión sobre nuestras cuerpas porque impone una dinámica en la que nos estamos comparando siempre con un “ideal”. Esto afecta la autoestima y puede traer problemas de depresión y ansiedad. 

Los roles que se mantienen en la publicidad sexista influyen en el desarrollo cultural de las sociedades porque imponen dinámicas donde se determinan actividades especificamente para las mujeres. Por ejemplo los comerciales de las labores del hogar están dirigidos a las “mamás” o a las mujeres que ejercen las labores del cuidado. Definiendo el rol sobre el papel de las mujeres en los hogares y exonerando la responsibilidad de las demás personas en el hogar. 

La invasión de la publicidad en las redes sociales con las marcas, determina el estándar sobre los cuerpos de las mujeres, en los gustos por la ropa, el exceso de consumo de productos de belleza. También existe un discurso antiedad. El paso del tiempo es definido como una condena para las mujeres, logrando que se perpetúe el miedo a envejecer, engordar y cambiar. 

La relación de la perfección de la imagen con el éxito de lo que debe ser una persona a determinada edad, da la posibilidad a continuar perpetuando la figura del “tren”. Es decir, las mujeres a cierta edad ya deben tener casa, hijes, matrimonios felices, sin tener en cuenta los factores socioeconómicos para tener oportunidades laborales y estudio. A su vez esto hace parte del discurso neoliberal de “el que es pobre es porque quiere”. En efecto a quienes más condena es a las mujeres. 

La visión personal de lo que estamos construyendo del nivel de éxito hace parte de los sueños y aspiraciones personales a las que estamos en capacidad de acceder. Esto quiere decir que la aporofobia se incrementa a la par de los estereotipos de vidas que se ven en redes sociales, de imágenes suntuosas perpetúan el exceso de compras y la idea de que todo tiene que ser nuevo todo el tiempo.

Esto no solo es discriminatorio sino no es comparable con la realidad social y económica de los países en los que vivimos.

Fuente: https://pyme.lavoztx.com/tipos-de-estereotipos-en-la-publicidad-5289.html

Ilustraciones de PP

Trauma indirecto

¿Experimentas sentimientos persistentes de ira, rabia y tristeza por la victimización de tus colegas, personas que conoces, gente con la que convives?

¿Te involucras emocionalmente con tu entorno y experimentas culpa, vergüenza, sentimientos de inseguridad?

¿Estás preocupada pensando en hechos tristes o violentos fuera de tu situación laboral?

¿Tienes fantasías de terror y/o rescate?

¿Sientes que pierdes la esperanza o que te expresas con pesimismo o cinismo, distanciamiento, entumecimiento, desapego?

¿Evitas escuchar historias de experiencias traumáticas tuyas o de otras personas?

¿Evitas escuchar historias de experiencias traumáticas tuyas o de otras personas?

¿Tienes dificultad para mantener límites profesionales en tu trabajo?

¿Tratas de hacer más de lo que se espera de tí para ayudar a los demás?

Si haz respondido SI a más de unas preguntas es posible que estés experimentando trauma indirecto.

El trauma indirecto es un proceso que resulta del compromiso empático con les sobrevivientes de un trauma, exposición a noticias violentas o situaciones tóxicas recurrentes. Toda persona que se relacione con empatía con incidentes traumáticos, tortura y material relacionado con trauma, puede verse potencialmente afectada; sobre todo si la experiencia conecta con experiencias que han vivido personalmente en el pasado.

Algunos consejos si crees que puedes estar sufriendo un trauma indirecto. Intenta seguir estas estrategias de autocuidado y de cuidado comunitario para reducir los riesgos.

1) Aumenta tu autoobservación: reconoce y registra tus signos de estrés, trauma indirecto y agotamiento.

2) Cuídate emocionalmente: participa en actividades relajantes y relajantes, fomenta tu cuidado personal.

3) Cuida tu bienestar físico y mental.

4) Mantén un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida; promueve tus intereses externos.

5) Sé realista sobre lo que puedes lograr.

6) No asumas la responsabilidad del bienestar de todes, bríndales herramientas para que se cuiden por sí mismes.

7) Equilibra tu carga de trabajo: contenido relacionado con violencia, no violencia, otros contenidos.

8) Toma descansos regularmente, tómate un tiempo libre cuando lo necesites.

9) Busca apoyo de colegas y miembros de tu familia.

10) Crea tu red de apoyo, especialmente importante para las periodistas y activistas con menos experiencia.

11) Utiliza el apoyo de tus compañeras y las oportunidades para informarte y formarte en temas de autocuidado.

12) Si lo necesitas, realiza terapias grupales o individuales por tiempo limitado.

También hay factores organizativos importantes que pueden aumentar el riesgo de que una persona sufra un trauma indirecto, que deben evaluarse y abordarse. Habla con tu editora, tu directora, jefa directa o clienta. Es vital hablar del tema.

Fuente: https://www.bma.org.uk/advice-and-support/your-wellbeing/vicarious-trauma/vicarious-trauma-signs-and-strategies-for-coping

Ansiedad y Segunda Ola del Covid-19

En estos tiempos de pandemia resulta fundamental cuidar nuestra salud emocional. 

A continuación unos consejos para afrontar la segunda ola:    

  • Reconoce y acepta tus emociones: fingir que algo “va bien” sólo va a traerte consecuencias negativas. Es fundamental que identifiques qué emoción estás sintiendo para luego gestionarla. 
  • Toma nota de tus frustraciones: Escribir un diario es una forma de curar una mente inquieta. 
  • Realiza ejercicios de bienestar, meditación y relajación: son también una buena herramienta para el equilibrio mental. La meditación ha demostrado científicamente su eficacia para prevenir los pensamientos negativos repetitivos y es capaz de disminuir el nivel de activación de la amígdala de forma duradera a largo plazo.
  • Evita el “doomscroling”: el navegar en Internet sobrecargándonos con noticias negativas.  
  • Céntrate en al ahora: Centrarnos en lo que realmente está a nuestro alcance en cada situación, centrarse nos permite pasar a la acción. 
  • Mírate: Tómate unos minutos a diario para darte cuenta de cómo estás, qué pensamientos tienes y qué mensaje te estás mandando. 
  • Valórate: Apunta al final del día lo que has hecho bien y trata de aceptar las dificultades que te hayas encontrado.

Referencias: 

https://www.cuerpomente.com/blogs/ramon-soler/como-afectara-psicologicamente-segunda-ola-pandemia-covid-19_7151

https://psicologiamonzo.com/covid-19-y-segunda-ola-agotamiento-psicologico/

Investigación de LMR

Tejiendo Fuerza

En estos tiempos de crisis y tensión extrema queremos reconocer y agradecer el poder de la comunidad, la fortaleza de la sororidad y el conocimiento casi ilimitado que tenemos en nuestros contextos locales. Todas ustedes son manantial de apoyo, auto cuidado, sanación y enseñanzas ancestrales. ¡Gracias!

La equipa de Vita Activa lo pensó mucho y hemos decidido acompañarlas con Tejiendo Fuerza, una serie de Círculos de Apoyo en Whatsapp. Estos espacios están diseñados para las personas y comunidades que requieren acompañamiento, apoyo emocional, contención y manejo de crisis y que se sienten cómodas hablándolo juntas.

¡Si! Dosis de autocuidado y auto apoyo diario, fuentes de contacto humano y sororidad, espacios para compartir quejas, dolores, esperanzas e ideas de futuro.

La idea es simple, nuestro ofrecimiento es gratuito, confidencial y responsable. Nos comprometemos con la salud mental, estabilidad emocional y seguridad, de cada una de las integrantes de los grupos.

Si tienes preguntas estamos aquí y en redes cuando nos necesites…