Consejos comunitarios de autocuidado

Preguntamos a nuestres aliades si nos ayudaban a hacer una lista de consejos para mantener un equilibrio entre el trabajo y la vida personal.

Hoy honrándoles a todes compartimos con todes ustedes parte esa sabiduría.

¿Qué buenas prácticas compartirías tú?

Sororamente, Vita

Los límites sanos:    

– Ponerle horarios a los chats, por ejemplo, después de las 9 pm no contestar los chats del trabajo porque es por fuera del horario laboral.

– Trato de cerrar la compu al mismo tiempo que pienso ciertas ideas tipo mantras como por ejemplo, pensar que sí necesito descansar la mente, los ojos, el cuerpo para que el día siguiente pueda estar más fresca y avanzar más en las cosas que tengo que hacer.

– Puedo pasar sentada hasta 10 horas con dos levantadas para ir al baño. He hecho la cuenta. Lo raro es que me doy cuenta que esos tiempo de trabajo de corrido son en los que soy más productiva y al final me dejan de muy buen humor. Cansada pero satisfecha.

– A mí me ha costado sobretodo este año pasado, porque no encuentro los límites…pero tengo que descansar para trabajar. Es una contrariedad constante y ese escenario resume cómo me siento al respecto. Trato cada vez de ser más organizada.

– Descubrí que me sirve hacerme calendarios todos los meses y dejarme días libres ya “agendados” sin trabajo ni trámites ni tareas domésticas.

– Me cuesta mucho organizarme por estos días. Me siento agotada y agobiada. Un poco por el contexto. Me está costando mucho desconectar aunque medito todos los días pero siento que la carga mental es más grande de lo que me puedo relajar. 

Descansos durante el día y….dormir….

– Cada vez que voy a cambiar de actividad de trabajo durante el día, tomo unos cinco minutos para hacer otra cosa no relacionada al trabajo: salir al jardín, al balcón, saludar a alguna amiga en whatsapp, sentarme en la mecedora… y ya luego regreso”.

– Trato de agendarme al menos dos horas libres al día entre jornada para descansar un poco, llamar amigues.

Motivaciones

– Trato de repetirme, muchas veces sin éxito, que yo no soy sólo mi trabajo, que puedo ser mis horas de descanso, mi autocuidado, los espacios y momentos con mi pareja, familia o amigues y que eso es parte del equilibrio de la vida también… ese último me cuesta muchísimo.

– Es un desafío enorme mantener el orden entre todas las cosas que tengo, sobre todo para no dejar de lado las cosas que disfruto hacer o el descanso mismo.

Actividad física

– Me obligo a hacer ejercicio al menos una hora al día, sobre todo muy temprano. Así no siento que pierdo tiempo. Es lo más que he logrado.

– Caminar al menos una hora cada dos días.

– Salgo a caminar dos o tres veces por semana para despejar un poco la cabeza.

– Soy un poco como una planta que necesita sol para vivir porque si no quedo baja de energías, así que por eso trato de organizarme mis momentos de ejercicio y planes con amigues/familia para maximizar tiempo al aire libre”.

Amor a la cuerpa

Es importante comprender que no es correcto opinar sobre las cuerdas de las personas. Es violento y no es productivo. Ahora, lo que parece un reto mayor es poder mejorar nuestro lenguaje interno, la forma como nos hablamos a nosotras mismas sobre el tema.

Les proponemos un ejercicio: Mirémonos al espejo y digamos en voz alta todo lo que nos gusta de nosotras mismas.

¿Qué queremos decirnos?

Ilustraciones de Patricia Polanía

Buscando validación

¿Qué es la validación?

Para la Dra. Karen Hall, la validación es el “reconocimiento y aceptación” de la experiencia interna de otra persona. La validación es importante porque alimenta nuestras relaciones interpersonales y ayuda a aliviar los sentimientos incómodos. Saber que te entienden y que tus emociones y pensamientos son aceptados por tu círculo cercano te hace sentir bien. 

La validación externa es importante, pero la autovalidación también lo es.

La autovalidación es a aceptar nuestra experiencia interna, es decir; nuestros pensamientos y sentimientos. Muchas veces aparecen sentimientos que nos sorprenden o pensamientos con los que no estamos de acuerdo, si nos juzgamos por tenerlos, aumenta nuestro malestar emocional. Sin embargo, la autovalidación nos ayuda a manejar nuestras emociones y pensamientos de forma más efectiva.

Cuando validamos nuestros sentires, nos estamos aceptando y conociendo mejor lo que tiene consecuencia en un mejor manejo de las emociones intensas. La autovalidación ayuda a nuestra sabiduría. Pero si anteponemos la aprobación o reconocimiento de otra persona a nuestros propios sentimientos, necesitaremos la validación externa de otra persona de forma continua.   

¿Cómo poner en práctica la autovalidación?

– Ser consciente de tus emociones. Se sensible a lo que tus emociones y tus pensamientos pueden estar diciendo acerca de lo que necesitas. 

– Estar presente. No reprimas o adormezcas tus emociones. Estar presente significa escucharte a ti misma, sentir el dolor de la tristeza, el miedo, etc.

– Aceptar las emociones ayuda a desarrollar resiliencia. Estar presente para ti misma valida que eres importante.

– Tratarse con respeto. Mírate a ti misma como alguien igual a los y las demás. Tu experiencia tambien es importante.

– Anticipar tus emociones y pensamientos basándote en la información que tienes. 

– Normaliza tus emociones. Nuestras reacciones emocionales son algo normal. Todo el mundo tiene emociones. Nadie es feliz todo el tiempo. Es normal sentirse triste, enojada, herida, avergonzada, etc.

A veces no estarás segura de lo que sientes o piensas. En estas situaciones, es posible que te hagas estas preguntas: “Si alguien más estuviera en esta situación, probablemente se sentiría triste. ¿Estoy triste?” También puedes suponer observando las acciones que realizas. Si quieres esconderte, quizás estés sintiendo vergüenza.

Referencias:

https://www.psychologytoday.com/us/blog/pieces-mind/201407/self-validation

https://www.thinkclinicalpsychologists.com.au/2017/04/07/self-validation-what-is-it-why-do-i-need-to-practice-it/