¿Qué son los primeros auxilios psicológicos?

Imagen: @amplifierart

El propósito de los primeros auxilios psicológicos es acompañar a la persona a procesar su crisis, a encontrar sentido y a cultivar su resiliencia.

Como su nombre lo indican se refieren a una primera instancia de cuidados que pueden recibir las personas una vez que han presenciado una crisis personal o humanitaria, desastres naturales, desastres causados por humanos.

Consiste en el contacto inicial con otra persona, puede ser una aliada, personal de salud, trabajadora humanitaria o social, psicóloga o psiquiatra o personal de rescate. Este contacto se basa en la EMPATIA y el RESPETO por la persona que enfrenta una crisis y tiene como finalidad ACOMPAÑARLA Y APOYARLA a entender lo que está sucediendo.

¿Cómo te encuentras? ¿Cómo te sientes? Estas dos preguntas son la base de lo que las especialistas llaman la ENTREVISTA EMPATICA. Esta conversación tiene la finalidad de poder establecer el contacto, hacerle saber a la persona que no está sola y que si quiere puede hablar, pedir ayuda o comenzar a solucionar lo más inmediato.

¿Cómo podemos ayudarte en este momento? ¿Qué necesitas? ¿Qué deseas hacer ahora? Son algunas de las preguntas que formulamos para poder apoyar a las personas a manejar su crisis, estabilizarse, tomar control de su situación y asimilar lo sucedido.

Es importante recordar que al iniciar una entrevista empatiza se debe establecer que la persona se encuentra saludable, en manejo de sus facultades mentales y fuera de peligro. Estos tres aspectos son muy relevantes ya que el mandato de las personas que proveemos primeros auxilios psicológicos debemos SIEMPRE referir a quienes acompañamos al nivel profesional de apoyo médico, legal, psicológico superior.

El mandato de las personas que proveemos primeros auxilios psicológicos debemos SIEMPRE referir a quienes acompañamos al nivel profesional de apoyo médico, legal, psicológico superior.

Los primeros auxilios psicológicos son el apoyo básico para personas después de una emergencia, no debemos confundirlos con el diagnóstico, el tratamiento o la atención profesional.

En los espacios digitales, asimilar lo que sucede a las personas que enfrentan violencias en línea es doloroso e injusto. Aceptar que las imágenes íntimas de una persona circulan libremente por las redes; entender los alcances de los perpetradores; pensar en cómo hablar con nuestros familiares, amigues o compañeres de trabajo sobre lo sucedido; internalizar la batalla que sigue y cómo queremos enfrentar lo que pasa.

En el pasado, el manejo de emergencias se enfocaba más en esfuerzos de reconstrucción y sanar las heridas físicas de las personas. Fue hasta inicios de los 80s, con la identificación del estrés post traumático que se abrió la puerta a enfoques más holísticos para manejar emergencias mentales. Hoy, en este entorno de violencias de género contra las mujeres, hacemos uso de los Primeros Auxilios Psicológicos para acompañar-nos y hacer frente a los efectos que la violencia provoca en la salud mental.

Se reconoce que la MAYORÍA de las personas no desarrollarán padecimientos mentales graves tras un desastre natural, humano, una emergencia o pandemia. Esto no niega que la persona no sienta dolor, angustia, estrés o cansancio exacerbado y tristeza. La realidad es que con apoyo básico la mayoría de las personas se recuperan poco a poco, fortalecen sus mecanismos de resiliencia y procesan lo sucedido.

¿Qué pasa con el otro 15%? Son las personas con per-existencias -es decir que han experimentado síntomas mentales o psiquiátricos previos, quienes toman medicamentos psiquiátricos, las que genéticamente tienen predisposición -si sus familiares han experimentado enfermedades mentales. Ellas necesitarán el nivel superior de apoyo médico y es la labor de las personas que proveemos los primeros auxilios psicológicos de acompañarles para que lo reciban.

Más del 85% de las personas se recuperarán psicológicamente bien de un desastre, si reciben apoyo básico.

Los primeros auxilios psicológicos suministrados idealmente por pares o miembres de la comunidad para que sean más efectivos. Algunas personas se sienten cómodas con miembres de su comunidad, otras con personas de su entorno social o religioso, otras prefieren recibir estos cuidados de forma anónima y confidencial. Cada una de nosotras elige el espacio y el entorno en el que prefiere recibir la atención y los cuidados, cuándo y con qué frecuencia.

Fuente: OMS,  Primeros auxilios  psicológicos: Guía para trabajadores de campo (2012)

Estrés Financiero y Salud Mental


Latinoamérica y el Caribe marcan un récord histórico de 41 millones de personas desempleadas, como consecuencia de la pandemia del Covid-19. Según la Organización Internacional del Trabajo, Chile, Brasil, México y Colombia son los países más afectados de la región.

En América Latina se registra un descenso de 18,3% de horas laborales en el segundo trimestre de 2020, por encima del 14 % de la disminución a nivel mundial, en el mismo periodo.

El Financial Health Institute define al Estrés Financiero como una condición causada por eventos que crean ansiedad y preocupación, a menudo junto con una respuesta física.

Dos de los efectos más comunes del estrés financiero son la ansiedad y la depresión. Este tipo de estrés puede hacer que los músculos se tensen hasta el punto de un dolor grave. Puede causar dolor de cabeza y dolor de estómago. También perjudica el funcionamiento del sistema inmune, haciéndolo más vulnerable a muchas otras enfermedades.

Consejos prácticos para militar los efectos del estrés financiero:

  • Consultar a su médico: Si está experimentando síntomas físicos como ataques de pánico, insomnio, depresión, o hipertensión a consecuencia de sus problemas financieros, visite a un médico.
  • Buscar ayuda profesional: Si sus apuros financieros están combinados con comportamiento abusivo o autodestructivo —en usted o en sus seres queridos. 
  • Hacer Ejercicio: El ejercicio constante puede ayudarle a reducir el estrés. 
  • Hacer frente a los cobradores: Los cobradores pueden ser agresivos. Si está recibiendo llamadas, necesita negociar un plan de pagos o, si es imposible, pedirles que dejen de llamarle
  • Hablar de ello: Busque a alguien en quien confiar —un amigo íntimo pariente o un profesional de salud mental— para compartir los temores y preocupaciones que está padeciendo.
  • Ser realista: Si ha estado haciendo malabares con sus cuentas, no podrá tener una idea claro de dónde está usted parado económicamente.
  • Completar un presupuesto detallado es decisivo si quiere cambiar la situación en la que se encuentra ahora.

Fuentes:

https://www.infobae.com/tendencias/2019/11/25/que-les-sucede-al-cerebro-y-al-cuerpo-cuando-estas-estresado-por-dinero/) https://www.consolidatedcredit.org/es/wp-content/uploads/2017/07/como-enfrentar-el-estres-financiero.pdf) https://www.redalyc.org/pdf/727/72705106.pdf) https://www.france24.com/es/20200701-oit-latinoamerica-desempleo-economia-pandemia-covid19)