A FEMINIST PERSPECTIVE ON DATA EXTRACTIVISM

What is data extractivism?

When we hear the word extractivism we think of the extraction of natural resources, an economic and political model that causes great damage to the environment, that requires large amounts of common goods, such as water, and that affects in multiple ways the communities that live near where the extractive practices are carried out, such as through sexual violence and massive displacement of communities.

This extractivism is based on the capitalist system and establishes an international division of labor that assigns to some countries the role of importers of raw materials to be processed and to others that of exporters; this division is beneficial for the economic growth of the former, but does not take into account the terrible damage generated in the countries from which the raw materials are extracted (Rosa Luxemburgo Foundation, 2013).

Why then talk about extractivism on our personal data? 

Paola Ricaurte mentions in “Decolonizing and depatriarchalizing technologies” (2022) that “extractivism in the territories, although in the first instance it alludes to the dispossession of natural resources, ultimately means to remove from their place, to dislocate, to deprive communities of the ways of sustaining life (community organization, ancestral knowledge, technologies, cosmovisions, spiritualities, native seeds, practices to strengthen the social fabric, ways of building a sense of the common and imaginaries of the future)”.

With the passage of time and the development of new technologies, it is essential to understand extractivism as a process associated with the dispossession of bodies-territories both in its material and immaterial and relational sense because the threatened common goods are not only those taken from the land (Ricaurte, 2022), but those taken from us.

When we talk about data extractivism then we refer to a global process where large volumes of data are extracted from people (data related to the most intimate sphere of our lives and our subjectivity) for the economic gains of large international technology companies at the expense of our security and freedom to decide on our autonomy on the Internet.

In addition, to store these large amounts of data, it is necessary to build the necessary infrastructure for them and the extraction of natural resources along with the use of common goods such as water.

Maximilian Jung argues in 2023 in the blog “Digital Capitalism is a Mine, Not a Cloud” that the big companies that appropriate, aggregate and sell the data they mine decide on what data is “worth” collecting, how it is stored, tagged and analyzed, often without informed consent. He also says that if the violence of data collection replicates the practices of historical colonialism, the mass of data captured and commodified, particularly through its automated algorithmic processing, deepens current forms of racial, gender and class oppression.

With data extractivism, capitalism has invaded our autonomy and privacy: reducing us to sources of information that can be mined. Information that is part of our subjectivity, creativity, expression in the world and form of resistance.

What we can do: apply the rules of consent

Data as a business model = consent as an unequal power struggle”.

Peña and Varon, 2019

In “The consent of our data bodies lessons from feminist theories to enforce data protection” written by Paz Peña and Joana Varon explains that we, as consumers of services from very few companies that have a monopoly on communication tools and social networks, are deprived of “no” when confronted with the terms and conditions of such platforms. 

We are forced to make an oversimplified binary choice between agreeing or disagreeing, while the latter means digital exclusion, because we will not be able to access these tools or platforms. 

The authors point out that this type of consent is an individual approach based on the “assumption that all people are autonomous, free and rational with the capacity to consent, without taking into account unequal power dynamics”. In other words, consent must have an intersectional and accessible view that takes into account the different forms of inequality that impact our lives in all its forms, including in the digital sphere.

The text proposes a feminist view of the understanding of meaningful consent that we can apply to the collection of personal data. According to this view, consent must be: 

(a) Free, including the possibility of “no” or “only on some elements”.

b) Clear, i.e. that it can be understood, 

c) Informed, fully aware of its uses and implications. 

d) Current, it can be withdrawn and modified at any time.

e) Specific to a given situation and therefore a change in the situation or in the policies of use, as well as on any of the central elements of the relationship with the platform, will require updating/validating the consent again.

d) Retractable.

Joana Varon and Paz Peña conclude that if we are willing to make sense of consent for data collection and processing, we would at least need to think about and design technologies that allow for a material expression of all the characteristics of consent mentioned in feminist debates. More importantly, we would need to consider that there are no universal standards if there are different conditions of power vis-à-vis whom to give consent. 

How about we start by reviewing what we are saying “yes” to regarding our digital bodies?

References: 

“Decolonizing and depatriarchalizing technologies” (Paola Ricaurte, 2022).
“Digital capitalism is a mine not a cloud” (Maximilian Jung, 2023)
“Consent to our data bodies: Lessons from feminist theories to enforce data protection” (Paz Peña and Joana Varon, 2019).

5 años de Vita Activa, 5 aprendizajes

Post: G.S.

Un 1 de abril de 2019 Vita Activa nacía con una pregunta: ¿Quién cuida a las que cuidan? ¿Cómo está la salud mental de activistas y defensoras de los derechos humanos?

Desde entonces, la organización ha acompañado y recibido acompañamiento de otras acompañantes. Las “Vitas” han sido un apoyo para quienes nos buscan, y también se han dejado atravesar por contradicciones, experiencias y aprendizajes permanentes a partir de cada conversación. 

En los últimos meses, Vita Activa preguntó a su audiencia en redes sociales, a su Consejo Asesor y a sus aliadas cuáles fueron los 5 años lecciones que estos 5 años dejaron.

Aquí puedes encontrar los 5 aprendizajes colectivos más fundamentales y en proceso de transformación, destacados por la comunidad de Vita Activa en redes sociales y a compañeras en el activismo. 

5 años de Vita Activa, 5 aprendizajes.

Aprendizaje N°1: “Si escucho a mi cuerpa, tomo mejores decisiones

Escuchar y atender a la cuerpa “física” significa estar AQUÍ con ella, preguntarle qué necesita en ESTE momento para sentirse calmada, en ESTE contexto, con las posibilidades a mano. Aprender a darle tiempo a esta escucha sin teorizar, es un desafío que implica “simplemente” dejar que la cuerpa sienta lo que está sintiendo, sin juzgarla o ignorarla en pos de “seguir adelante”.

El cuerpo no entiende de conceptos sino de sensaciones”, es algo que suele repetir el terapeuta e integrante de Vita Activa, César Montesano: ¿Qué quiere decir la cuerpa cuando se tensa frente a ciertas situaciones, cuando se le dificulta dormir o concentrarse, cuando quiere escapar del presente? ¿Cómo se deja que fluya el movimiento (o quietud) que la cuerpa propone en este momento?, ¿se está alimentando bien?, ¿se está expresando?, ¿está descansando y disfrutando?

Aprender a estar en el presente no es fácil y no siempre es posible controlar todas las variables. Volver al centro y sentir lo que la cuerpa comunica es un ejercicio constante. Pero es el primer paso para tomar decisiones más acertadas y seguras. 

Aprendizaje N°2: “Descansar es resistir

No sólo desde afuera se nos exige NUNCA PARAR. Se aprende a asociar el valor propio a la “productividad”, a la “eficiencia”. Se aprende a sentir culpa incluso en nuestros momentos de ocio y dispersión. 

Suena intuitivo, pero descansar y bajarle al ritmo de trabajo es parte de lo que hace a las personas sentirse más conectadas y, por lo tanto, ser más creativas. Vale preguntar a quién le pertenece la creencia de que sólo es valiosa una persona que está llena de tareas y actividades. Y un buen comienzo es explorar con qué emociones se encuentra cuando se está “haciendo nada”.

“No somos heroínas siempre, ni le debemos pruebas a nadie de que todo lo podemos solas. No somos lo que producimos. No tenemos que ganarnos nuestros descansos. El descanso es un derecho que nos pertenece, aunque a veces no podamos ejercerlo en este mundo hostil”.
Aprendizajes de Vita Activa

Y entonces, ¿cómo se hace? Una propuesta es aprender a marcar los límites sin culpa, cuidar a qué/quiénes se le dedica la energía, descubrir qué actividades sirven a cada persona para descansar y agendar tiempos concretos a respetar para ponerlas en práctica.

En este video Lu An Méndez, miembra del Consejo Asesor de Vita Activa, cuenta cómo vive este aprendizaje.

Aprendizaje N°3: “Mi vida digital también es real. Las tecnologías y la virtualidad afectan mi cuerpa y mi territorio

Todos los datos que constituyen la identidad de cada persona en línea, todo eso que forma parte de ella en las plataformas digitales y los sentires que vienen de sus interacciones, del contenido que consume y de la hostilidad o libertad que percibe del ambiente digital, forma parte de lo que se denomina la “cuerpa digital”. 

La vida en línea es igual de real que la vida fuera de las plataformas. Por ello tiene sentido que lo que pase allí afecte, que las redes que allí se tejen sean igual de importantes para la cotidianeidad que las físicas. Y también que las violencias digitales tengan impactos reales. Estas siguen las mismas lógicas y las más afectadas son mujeres y personas LGBTIQA+, periodistas y activistas de los derechos humanos.

Las tecnologías no son neutrales. En general no consideran el impacto ambiental material que generan en los países de los cuales se extraen las materias primas para su creación. Por ejemplo, las Inteligencias Artificiales están atravesadas por sesgos de quienes las programan y reproducen sus prejuicios y violencias. Para ello, es necesario ponerle ojo a las estrategias para generar autonomía y seguridad digital.

Aquí te dejamos algunos tips de seguridad digital con perspectiva de género.

Aprendizaje N°4: “Pedir ayuda es un acto de valentía. Nadie se salva sole

Las mujeres y personas LGBTIQA+ suelen estar siempre disponibles para apoyar a otras en apuros. Pero ¿por qué cuesta tanto admitir que también están sobrepasadas y necesitan ayuda? Se ha instalado el discurso del autocuidado como un deber individual, lo que las deja aisladas, responsabiliza de todo el malestar y resta potencia

Un aprendizaje en práctica continua es que las redes de apoyo salvan, porque sanar es un acto colectivo. Si una persona sana la relación con el trabajo, por ejemplo, podrá apoyar a otras en su proceso, y viceversa. En este sentido, el autocuidado es fundamental, pero es insuficiente a nivel estructural. 

Como la sociedad funciona como un micelio, todas las personas están conectadas y, por eso, Vita Activa propone apuntar a los cuidados comunitarios: “Yo te cuido, tu me cuidas, nos tenemos. Juntas somos más fuertes“.

Si te interesa profundizar más en este tema, te dejamos esta reflexión.

Aprendizaje N°5: “Un ‘¿cómo estás hoy?’ puede cambiarlo todo

En las empresas, organizaciones e incluso en espacios de activismo, se suele privilegiar el hacer, el concretar y el producir en detrimento del sentir, el habitar, el experimentar. En estos lugares se pasa gran parte del tiempo, por lo cual, aplicar la escucha y presencia activa podría ser la primera semilla para que allí florezca la seguridad y la contención comunitaria.

En Vita Activa se practican círculos de cuidado. Son reuniones en las que las integrantes de la organización se permiten conectar, compartir cómo cada una aprende, se equivoca y vive la labor y el activismo. 

En la práctica esto implica un cambio de mentalidad y de dinámicas a las que quizás no se han tenido acercamiento antes, pero está comprobado que en espacios donde una persona se sienta segura y escuchada, se reducirá su estrés y agotamiento y además se facilitará la retroalimentación y la innovación

¿Te animas a tomar y adaptar lo que te resuene de estos aprendizajes?

Vita Activa es una línea de ayuda para mujeres y personas LGBTIQA+, periodistas, activistas y defensorxs de los derechos de género, del trabajo, de la madre tierra y de la libertad de expresión.

Si necesitas acompañamiento, contáctanos:

apoyo@vita-activa.org (ESP) | support@vita-activa.org (ENG)

@VitaActivaOrg | #VitaActivaOrg | www.vita-activa.org +52155-8171-1117 (Signal, Whatsapp)

Germinar 2023, Informe Anual de Vita Activa

Lanzamos Germinar 2023, un recurso para mujeres y personas LGBTIQA+, periodistas, activistas y defensoras de derechos humanos y libertad de expresión que refleja el trabajo, la investigación y la creatividad de Vita-Activa.org durante el período.

Desde distintas partes del mundo, las Vitas han reunido sus esfuerzos y conocimientos en torno al acompañamiento empático, la autonomía digital y la comunicación feminista, desde la trinchera de la línea de ayuda gratuita, anónima y confidencial.

Vita Activa acompaña a través de la escucha empática y la contención emocional hace casi ya 5 años en el mundo digital. No sólo acompaña, sino que también investiga, analiza, crece y aprende. Así es que creemos importante compartir el sentido y el valor de nuestro quehacer como acompañantes: qué hacemos, para qué y por qué. 

En este informe encontrarán estadísticas de trabajo, el análisis de los casos que recibimos, aprendizajes en torno a la autonomía digital, la comunicación transfeminista y los encuentros con otras organizaciones, además de recursos y consejos de autocuidado y cuidados comunitarios.

Algunos datos sobre nuestras usuarias del Informe “Germinar 2023”: 

  • 91.2% mujeres cisgénero; el 2,4% de hombres cisgénero; 4.8% como personas de género no binario; y el 1,6% prefirió no decirlo.
  • El 40% de nuestras usuarias son periodistas.
  • El 53,6% de las personas que acuden a nosotros son menores de 30 años; el 30,4% entre 30 y 40 años; el 12% tiene más de 40 años y el 4% no contestó. 
  • Atendemos a personas de Argentina, Bélgica, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, El Salvador, Guatemala, Holanda, México, Mongolia, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, España y Venezuela. 
  • Los casos más numerosos provienen en orden descendente de México (33,6%), Argentina (12,8%), Colombia (8,8%) y El Salvador (8,8%).
  • Nuestras usuarias acuden a Vita Activa para abordar violencia, crisis emocionales y solicitudes de información o ayuda.

También encontrarás información sobre #VitaFEST2023, festival virtual de cuidados comunitarios para la innovación digital antipatriarcal, trans-incluyente y antirracista. Posicionadas de forma presencial y virtual, nos encontramos para problematizar la existencia de una inteligencia artificial feminista, la desinformación de género y los bienestares digitales.

  • 215 participantes se inscribieron en el evento. 
  • El 78% se identificaron como mujeres cis-género  y el 16% como personas de género no binario. 
  • +50% de nuestras participantes eran menores de 30 años. 
  • Todas provenían de más de 12 países de habla hispana, incluido Estados Unidos. 
  • El 4% se identificó como indígena, el 4% como afrodescendiente y el 10% como mestizo. 
  • El 7% fueron personas con discapacidad
  • El festival fue interpretado en lengua de señas argentina en su totalidad. 
  • Contamos con 20 panelistas, organizadoras interseccionales y multinacionales, que hicieron de #VitaFEST un éxito.

Año tras año, nuestro informe anual es una herramienta para compartir aprendizajes y respuestas del trabajo de Vita Activa durante el período.

Esperamos que estos aprendizajes nutran otras experiencias y multipliquen las luchas por bienestares digitales e integrales.

Confiamos en que este informe germinará en otros territorios, con la autonomía de sus propios cultivos. Y que cuando nos florezca la esperanza, esta sea con memoria y sororidad.

Informes anteriores:
Persistir y resurgir 2022
Resistir 2021
Existir 2020

Todo lo que tienes que saber de #VitaFEST2023

📢 Estamos muy felices de anunciar que el 8 de diciembre llega #VitaFEST 2023 💜 Festival virtual de cuidados comunitarios para la innovación digital antipatriarcal, trans-incluyente y antirracista.

¿En este contexto? Sí. En este mundo en llamas, donde el neoliberalismo ganó las elecciones presidenciales en Argentina, hay incendios forestales en Bolivia y calor extremo en Brasil, la democracia que pende de un hilo en El Salvador, la guerra en Medio Oriente, el caos en el ecosistema digital donde la seguridad y la autonomía digital están en peligro de extinción…

En esta coyuntura, decidimos encontrarnos en el #VitaFEST2023 en Argentina. Posicionadas de forma presencial y virtual, nos encontramos para problematizar la existencia de una inteligencia artificial feminista, la desinformación de género y los bienestares digitales.

Necesitamos apuntar nuestra mirada a la construcción de un futuro digno y colectivo, en el que quepamos todes.

¿Qué es? Festival para la innovación digital antipatriarcal, trans-incluyente y antirracista. En la mesa en Buenos Aires o en una sala en Zoom, nos reunimos para colectivizar los aprendizajes de nuestras organizaciones trans y ciberfeministas, junto con activistas de América Latina y el Caribe.

¿De qué va el VitaFest este año? La cita es sobre resiliencia digital. Últimamente se ha puesto el foco sobre el impacto que podrían tener el avance de la inteligencia artificial, la existencia de las zonas grises en el manejo de los datos digitales, y la proliferación de las fake news en nuestras democracias Latinoamericanas. Desde los feminismos interseccionales creemos que recién estamos rascando la superficie.

¿Cómo son las políticas y las innovaciones que necesitamos para defender los derechos humanos digitales? ¿Cómo evitamos que las tecnologías acentúen las desigualdades ya existentes en nuestras sociedades? ¿Qué cuidados comunitarios nos proponemos?

✍️ Regístrate aquí para ingresar y recibir al final, una sorpresa…🎁

📅 Aparta la fecha: Diciembre 8, 2023

¿De qué tratarán los paneles?

Panel 1: Inteligencia Artificial y Feminismos Latinoamericanos

Conversaremos sobre el auge de la inteligencia artificial en Latinoamérica y la mirada imprescindible del transfeminismo interseccional en torno a la autonomía y soberanía de los datos y su papel en la erradicación de violencias de género. ¿Cuáles son los retos, desafíos y proyecciones para el desarrollo de una inteligencia cibertransfeminista latinoamericana?

Panel 2: Desinformación, mala información y bienestares digitales

La desinformación es un fenómeno cada vez más común que nos atraviesa en tantas formas como sus diversas maneras de manifestarse. ¿Cómo inciden la desinformación y quienes la ejercen o luchan contra ella en nuestra presencia, permanencia y reivindicación de nuestras voces en el debate público y bienestar en lo digital? 

¿Quiénes pueden participar?

Convocamos a mujeres y personas LGBTIQ+, periodistas, activistas y defensoras de los derechos de género, del trabajo, de la madre tierra y de la libertad de expresión. Activistas y hacktivistas en ciberfeminismos y tecno feminismos. Víctimas del conflicto sociopolítico y de género. Círculos de mujeres y artistas digitales con perspectiva de género. Y  a todas las personas interesadas e involucradas en salud mental, inclusión y el respeto por los derechos humanos: ¡Bienvenides!

¿Cómo asistir a VitaFest 2022?

Registrate sin costo en este formulario. Te mantendremos al tanto de las novedades por mail luego de que te inscribas. También puedes seguir las actualizaciones por nuestras redes sociales:  

Instagram | Facebook | X | Whatsapp

Sobre nosotras

Vita-Activa.org, es una línea de ayuda para mujeres y personas LGBTTIQ+, periodistas, activistas y defensoras de los derechos humanos que enfrentan violencias de género en línea, estrés, ansiedad, cansancio crónico, trauma y dolor. 

Nuestros servicios en español e inglés son gratuitos, confidenciales y anónimos. Proporcionamos primeros auxilios psicológicos y digitales, manejo holístico de la crisis y toma de decisiones estratégica. 

Encuéntranos en apoyo@vita-activa.org (Español) y support@vita-activa.org (English) | @VitaActivaOrg | +52155-8171-1117 (Whatsapp, Signal, Telegram)

Presencia 2023: nuevas acompañantes

Vita Activa busca perfiles para entrenar e incorporar como acompañantes a su línea de ayuda. Si te interesa la salud mental, el apoyo emocional, la seguridad digital y los primeros auxilios psicológicos; si te involucran los temas de derechos humanos, género, las interseccionalidades y naciste y/o vives en Perú, Guatemala, Ecuador, Chile, Brasil o en algún país del Caribe te invitamos a postular.

Presencia 2023. Convocatoria NUEVAS ACOMPAÑANTES

Si resultas seleccionada, participarás del entrenamiento virtual de Vita Activa que tendrá lugar durante septiembre y octubre de manera quincenal los lunes a las 16 horas CT. Luego del mismo, te incorporarás como acompañante.

En en el entrenamiento Presencia de Vita Activa aprenderás a:

  • Escuchar empáticamente.
  • Acompañar a personas que necesitan apoyo.
  • Compartir consejos básicos de autonomía digital.
  • Practicar el autoapoyo y los cuidados comunitarios.

En la línea de apoyo de Vita Activa acompañamos a mujeres y personas LGBTIQ+, periodistas, activistas y defensores de los derechos de género, del trabajo, de la madre tierra y de la libertad de expresión que enfrentan estrés, trauma, crisis, cansancio crónico y/o violencias de género.

¿Te animas a formar parte de nuestra equipa?

Regístrate aquí

Dudas o comentarios: apoyo@vita-activa.org

Cierre de la postulación: 31 de julio 23:59 CT
(FÉ DE ERRATAS: Por un error de tipeo, en el formulario figuraba “31 de agosto”. Hemos extendido la convocatoria hasta el domingo 27 de agosto. Sentimos mucho el malentendido)

En la línea de apoyo de Vita Activa acompañamos a mujeres y personas LGBTIQ+, periodistas, activistas y defensores de los derechos de género, del trabajo, de la madre tierra y de la libertad de expresión que enfrentan estrés, trauma, crisis, cansancio crónico y/o violencias de género.

4 años siendo Vita Activa

El 1 de abril Vita Activa cumplió 4 años. El camino que hemos recorrido está lleno de aprendizajes, de personas y organizaciones que nos han acompañado durante este tiempo. 

En 2019 nacimos como una línea de ayuda para mujeres y a personas LGTBIQ+ que experimentan estrés, trauma, crisis, cansancio crónico y/o violencias de género. Desde entonces y hasta ahora venimos creando conversación sobre el acompañamiento, la salud mental, el cuidado colectivo, los derechos digitales o la autonomía digital, entre muchos otros temas.

Estas reflexiones nos permiten acompañar a las personas que nos escriben a la línea, semana a semana, desde un lugar de mucha empatía y respeto por la historia y experiencia personal que están atravesando.

En Vita Activa nuestras principales herramientas de trabajo son la escucha activa y los primeros auxilios psicológicos, con las cuales damos acompañamiento en el manejo de las crisis en la cuerpa y en las emociones. También ofrecemos apoyo para procesar lo que pasa en el  espacio digital y emocional y para armar estrategias para abordar las decisiones que quienes nos escriben deciden tomar.

Este trabajo que realizamos día a día no podría ser posible sin las personas acompañantes que responden la línea, quienes desde sus experiencias y reflexiones hacen de Vita Activa un espacio amoroso, sororo, de escucha activa y crecimiento.

De lo caminado en Vita Activa recogemos algunos de los aprendizajes que marcan el trabajo que hacemos:

  • Que juntas y juntes somos más fuertes

Desde la ética del cuidado creemos que es muy importante cuidar a quienes nos rodean. Apoyando la autonomía de nuestras compañeras y compañeres cuando toman decisiones que tienen efecto en sus vidas. No confundimos el sacrificio con el cuidado. El sacrificio propicia el bienestar de muchos a cargo de una sola persona, y no un cuidado colectivo entre todas las personas que son parte de nuestra comunidad.

  • Queremos espacios seguros y respetados

Queremos espacios y comunidades en los que reine la empatía y el respeto. Espacios que en momentos de crisis tienen la finalidad de acompañarte y apoyarte para entender lo que te está sucediendo, así como de  devolverte el control sobre tus acciones y reacciones. Se trata de un espacio que no juzga las vivencias y acompaña en la toma de decisiones autónomas. 

  •  Que la política del amor es una buena forma de autodefensa

Creemos que las amigas y les amigues son nuestra red de soporte vital, nos dan la fuerza para tomar decisiones difíciles. La amistad es una forma de resistencia al patriarcado.

  • Que es importante pasar del autocuidado a los cuidados comunitarios

En nuestro amado Vita Fest definimos los cuidados comunitarios como: “una serie de acciones colectivas enfocadas a mantener y mejorar la salud y el bienestar grupal mediante la construcción en comunidad de un presente y un futuro que beneficia y mejora las condiciones de vida de nuestra comunidad”. 

En nuestro informe ‘Persistir y Resistir’ reconocemos que “Solas no podemos sanar y resarcir los daños que las violencias nos generan”. Cuando recurrimos a la comunidad para cuidar de nuestra cuerpa digital y física, nos acompañamos para poder sanar.

En Vita Activa no estamos solas, tenemos una red que nos sostiene.

¡Entre todas nos cuidamos!

7 de febrero: por una Internet Segura

Post. L.M.

El Día Internacional por una Internet Segura se celebra el segundo martes de febrero de cada año con el objetivo de reflexionar sobre cómo podemos usar de manera más respetuosa y crítica a la Internet para convertirlo en un espacio seguro, libre y diverso.

7 de febrero: ¡Luchamos por una Internet Segura!

Desde Vita Activa nos preguntamos: ¿cómo podemos contribuir a crear espacios seguros, en y desde la Internet? Para responder esta pregunta, pensamos en al menos dos enfoques: el enfoque holístico de la seguridad digital -pensado en términos de autonomía digital- y la creación de redes de apoyo y contención dentro y fuera de las redes.

La seguridad digital, es decir, cómo nos cuidamos en Internet, suele asociarse a personas dedicadas a las áreas técnicas o la ingeniería. Sin embargo, la seguridad digital es algo que compete también a las mujeres activistas, población LGTTBIQ+, defensores/as de derechos humanos, entre otros. La seguridad digital es para todas, todos y todes.

La seguridad digital es para todes, no sólo para técnicos e ingenieros.

Sin embargo, cuando se habla de seguridad digital, en muchos espacios sólo se toma en cuenta el aspecto tecnológico y se deja de lado cómo nuestra relación con la tecnología afecta nuestras vidas, nuestras cuerpas y nuestras mentes y la forma en que nos relacionamos con otres.

El enfoque holístico que proponemos pone al centro a las personas. Nos hace pensar sobre nuestro bienestar en esta relación con lo digital, es decir, nos hace pensar en nuestro autocuidado digital desde la autonomía y la toma de decisiones conscientes, pero también piensa en lo valiosa que se vuelven las autonomías compartidas mediante el cuidado colectivo.

Tenemos derecho a existir con seguridad en los espacios digitales. Nuestros amigues, familia, relaciones de trabajo y entretenimiento están en Internet, que se ha convertido en parte del espacio público que habitamos. Esto conlleva derechos y responsabilidades. 

Sin embargo, Internet replica las ideas y creencias de sus creadores y, por tanto, es capaz de reflejar amenazas y violencias digitales que responden a desigualdades sociales, como el machismo, discriminación racial, discurso de odio, entre otras problemáticas. Es decir que también se convierte en un problema estructural que requiere atención desde una mirada integral.

En Internet existen amenazas y violencias que responden a desigualdades sociales, como el machismo, discriminación racial, discurso de odio, entre otras.

Desde el enfoque tecnicista, sólo analizamos la seguridad desde donde ocurrieron las agresiones y las vulnerabilidades que se aprovecharon en estos ataques. Esto sin duda es importante pero cuando finalmente reconocemos nuestra relación con la tecnología, los efectos de estas violencias nos parecen reales y les prestamos atención apostando por abordajes sanadores en lugar de responder exclusivamente a emergencias. 

Desde el enfoque holístico de la seguridad digital evitamos la revictimización y reconocemos la capacidad de autonomía, porque validamos las experiencias de quienes enfrentan estas agresiones. 

¿Cómo podemos aplicar esto en prácticas concretas? 
Consejos de autocuidado digital desde un enfoque holístico

– Crea espacios seguros desde el cuidado para expresar cómo está impactando el uso de la tecnología en tu vida.

– Establece límites y utiliza Internet como una fuerza para el bien.

– Crea tu propio plan de autocuidado digital. Conoce las necesidades de tu cuerpa digital, lo que le gusta, lo que no y lo que la hace sentir a salvo.  

– Si estás enfrentando algún tipo de ataque en Internet, pide ayuda. Recurre a tu círculo de apoyo, no tienes por que enfrentarlo sola/o/e. 

– Agenda descansos para tu cuerpa digital y cuerpa física.

Persistir y Resurgir – Vita Activa 2022

#PersistirResurgir #VitaActiva

El Informe anual de Vita-Activa.Org 2022, Persistir y Resurgir. Prácticas feministas de cuidados comunitarios, autonomía digital y comunicación sanadora es un recurso para mujeres y personas LGBTTIQ+, periodistas, activistas y defensoras de derechos humanos y libertad de expresión que resume todo lo aprendimos durante el año.

Persistir y Resurgir, refleja el espíritu de fuerza, dignidad y lucha que se hace visible en cada caso de acompañamiento y las ganas de renovación que nos motivan y fortalecen cada día. Seguimos en este camino de acompañamiento y de lucha contra violencias. 

El informe incluye un prólogo escrito por Nicole Martin, Directora Ejecutiva de Vita Activa, un resumen ejecutivo con los datos más importantes del año y una introducción por Lu Ortiz, Co-Fundadora de la organización.

El contenido está dividido en cuatro capítulos: aprendizajes sobre cuidados comunitarios de la salud mental, autonomía digital empática, comunicación sanadora y sobre lo que nos dejó el Vita Fest 2022. Include además una numeralia de nuestros últimos 18 meses de trabajo y unas conclusiones por César Montesano Vázquez.

¿Cuántos casos acompañamos en 2021-2022?

En los últimos 18 meses, acompañamos 225 casos. Compartimos más de 680 horas de conversación en línea con usuarias y grupas de cuidados comunitarios. De estas personas: 90% se identifican como mujeres y 7% como personas no binarias; 40% de nuestras usuarias son periodistas y más del 53% de elles tienen menos de 30 años.

¿De qué países provienen?

Nuestras usuarias provienen de: Argentina, España, Bolivia, Brasil, Chile, Costa Rica, Colombia, Ecuador, EEUU, El Salvador, Guatemala, Honduras, Mexico, Nicaragua, Perú, Rumanía, Uruguay y Venezuela.

¿Por qué acuden las personas a Vita?

Las principales razones por las que las personas usuarias acuden a Vita Activa son el cansancio crónico y el estrés, el acoso en línea y las violencias, la difusión de contenido íntimo sin consentimiento y el acoso y la vigilancia digital.

¿Cómo puedo colaborar con Vita Activa?

Puedes compartir nuestros contenidos en redes sociales TW/IG/FB @VitaActivaOrg, contactarnos para articular, leer nuestro blog y también hacer una donación en nuestra página web.

Conozco a una persona que está experimentando violencia de género en línea, ¿puedo conectarla con Vita Activa?

Claro que si, nuestros servicios son confidenciales, anónimos y gratuitos; nos encuentras en apoyo@vita-activa.org (Español) y support@vita-activa.org (English) | @VitaActivaOrg | +52155-8171-1117 (Whatsapp, Signal, Telegram) | vita-activa.org

Estamos disponibles para preguntas y comentarios: Nicole Martin | nicole@vita-activa.org | +52155-8171-117

Mes de la eliminación de la violencia contra las mujeres

“No existe la lucha por un solo tema porque no vivimos vidas de un solo tema” (Audre Lorde,1984).

Post L.M.

Comienza el mes de la eliminación de la violencia contra las mujeres
Más en vita-activa.org

Desde 1999 el 25 de noviembre conmemoramos el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Fue un camino largo para llegar a la oficialización de esta fecha: 18 años antes, en Bogota, se celebraba el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, donde se decidió que este día sería elegida para realizar acciones contra la violencia, en memoria del feminicidio de las hermanas Mirabal en 1960.

En el mes de la eliminación de la violencia contra la mujer es importante exponer los distintos tipos de violencias que enfrentamos las mujeres; sin embargo, cuando se habla de violencia es fundamental hablar con perspectiva interseccional. Este término fue acuñado por primera vez por Kimberlé Crenshaw para explicar la opresión de las mujeres negras, cuyas experiencias sólo podían entenderse teniendo en cuenta el efecto aditivo de la discriminación de género y el racismo:

“La interseccionalidad se refiere a formas particulares de opresiones que se entrecruzan, por ejemplo, las intersecciones de raza y género, o de sexualidad y clase social. Los paradigmas interseccionales nos recuerdan que la opresión no puede reducirse a  un tipo fundamental, y que las opresiones trabajan juntas en la producción de injusticia” (Hill Collins, 1990:18).

"La interseccionalidad se refiere a formas particulares de opresiones que se entrecruzan, por ejemplo, las intersecciones de raza y género, o de sexualidad y clase social. (...) las opresiones trabajan juntas en la producción de injusticia". Hill Collins

En la actualidad usamos el término “interseccionalidad” para expresar que las mujeres no somos un grupo homogéneo y las experiencias que vivimos tampoco lo son. Existen una serie de opresiones simultáneas que incluyen, pero no se limitan, a la raza, la clase casta, género, etnia, sexualidad, discapacidad, nacionalidad, estatus migratorio, ubicación geográfica, entre otras. 

Abordar la violencia estructural contra las mujeres con enfoque interseccional es reconocer que todas las opresiones existen simultáneamente, se entrecruzan y se manifiestan en experiencias específicas y concretas de violencia para las mujeres y las niñas. Por ejemplo, las vidas de mujeres afrodescendientes están atravesadas por la combinación del racismo y el machismo, en sus distintas expresiones de violencia. 

En esa línea, existen algunos tipos de violencia contra las mujeres que en los últimos años se ha luchado para qué sean reconocidos como tal: 

  • Violencia digital: Actos de violencia cometidos instigados o agravados, en parte o totalmente, por el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). 
  • Violencia económica: Restricción del manejo del dinero y los bienes patrimoniales, los cuales son aspectos fundamentales que garantizan su autonomía para la toma de decisiones.
  • Violencia obstétrica: Apropiación del cuerpo y procesos reproductivos de las mujeres por personal de salud, que se expresa en un trato deshumanizador, que trae consigo pérdida de autonomía y de capacidad de decidir libremente sobre sus cuerpos y sexualidad, impactando negativamente en la calidad de vida.
  • Violencia institucional: Actos de las autoridades, funcionarios y funcionarias de una institución pública con el fin retardar, obstaculizar o impedir que las mujeres tengan acceso a las políticas públicas y ejerzan sus derechos. 

Desde Vita Activa abordamos la violencia desde un enfoque interseccional y brindamos acompañamiento tomando en cuenta que la experta es la persona qué nos está escribiendo y no nosotras. 

Referencias: