Trauma indirecto

¿Experimentas sentimientos persistentes de ira, rabia y tristeza por la victimización de tus colegas, personas que conoces, gente con la que convives?

¿Te involucras emocionalmente con tu entorno y experimentas culpa, vergüenza, sentimientos de inseguridad?

¿Estás preocupada pensando en hechos tristes o violentos fuera de tu situación laboral?

¿Tienes fantasías de terror y/o rescate?

¿Sientes que pierdes la esperanza o que te expresas con pesimismo o cinismo, distanciamiento, entumecimiento, desapego?

¿Evitas escuchar historias de experiencias traumáticas tuyas o de otras personas?

¿Evitas escuchar historias de experiencias traumáticas tuyas o de otras personas?

¿Tienes dificultad para mantener límites profesionales en tu trabajo?

¿Tratas de hacer más de lo que se espera de tí para ayudar a los demás?

Si haz respondido SI a más de unas preguntas es posible que estés experimentando trauma indirecto.

El trauma indirecto es un proceso que resulta del compromiso empático con les sobrevivientes de un trauma, exposición a noticias violentas o situaciones tóxicas recurrentes. Toda persona que se relacione con empatía con incidentes traumáticos, tortura y material relacionado con trauma, puede verse potencialmente afectada; sobre todo si la experiencia conecta con experiencias que han vivido personalmente en el pasado.

Algunos consejos si crees que puedes estar sufriendo un trauma indirecto. Intenta seguir estas estrategias de autocuidado y de cuidado comunitario para reducir los riesgos.

1) Aumenta tu autoobservación: reconoce y registra tus signos de estrés, trauma indirecto y agotamiento.

2) Cuídate emocionalmente: participa en actividades relajantes y relajantes, fomenta tu cuidado personal.

3) Cuida tu bienestar físico y mental.

4) Mantén un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida; promueve tus intereses externos.

5) Sé realista sobre lo que puedes lograr.

6) No asumas la responsabilidad del bienestar de todes, bríndales herramientas para que se cuiden por sí mismes.

7) Equilibra tu carga de trabajo: contenido relacionado con violencia, no violencia, otros contenidos.

8) Toma descansos regularmente, tómate un tiempo libre cuando lo necesites.

9) Busca apoyo de colegas y miembros de tu familia.

10) Crea tu red de apoyo, especialmente importante para las periodistas y activistas con menos experiencia.

11) Utiliza el apoyo de tus compañeras y las oportunidades para informarte y formarte en temas de autocuidado.

12) Si lo necesitas, realiza terapias grupales o individuales por tiempo limitado.

También hay factores organizativos importantes que pueden aumentar el riesgo de que una persona sufra un trauma indirecto, que deben evaluarse y abordarse. Habla con tu editora, tu directora, jefa directa o clienta. Es vital hablar del tema.

Fuente: https://www.bma.org.uk/advice-and-support/your-wellbeing/vicarious-trauma/vicarious-trauma-signs-and-strategies-for-coping

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *