Crianza y cuidados en confinamiento

Según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL, 2017), en América Latina, la proporción de tiempo dedicado a quehaceres domésticos y cuidados no remunerados de las mujeres duplica la de los varones en la mayor parte de los países.

Si sumamos el trabajo remunerado y el no remunerado, a nivel global, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE, 2018) estima que las mujeres trabajan 2,6 horas más que los hombres en promedio, diariamente.

Estos datos hacen parte de una realidad que no tiene en cuenta el contexto de la pandemia. Esta reforzó la deuda histórica que tienen los gobiernos y las estructuras familiares patriarcales con las mujeres como responsables de fortalecer políticas públicas y contratos sociales equitativos para la distribución de las labores del cuidado.

El agudízale de la triple jornada genera niveles de estrés, ansiedad y depresión que agrava los problemas de salud mental en los hogares. En este artículo no hablaremos del alarmante aumento de la violencia doméstica, sin embargo reconocemos que agrava la situación precaria que vivimos las mujeres.

Debemos tener en cuenta el contexto socioeconómico y cultural en que vivimos las mujeres para entender las situaciones diarias que atravesamos, no atribuirlas a mitos sobre el estado de ánimo de las mujeres y los ciclos menstruales.

En este momento las mujeres nos encontramos enfrentadas a jornadas laborales de más de ocho horas en teletrabajo en las que combinan sus roles de cuidadoras con les hijes acompañándoles en clases virtuales, dedicándoles tiempo y atención y/o con adultes mayores en sus jornadas diarias; y tomando a su cargo labores domésticas del hogarcocinar, comprar, limpiar y demás. 

Esta triple jornada no permite el desarrollo integral de nuestros proyectos de vida personales, fuera del espacio familiar. Al generar mayores niveles de estrés en todos los miembros del hogar, la comunicación asertiva en la resolución de roces o conflictos es casi nula. 

Es por esto que desde Vita Activa te acompañamos, escuchamos y dejamos para antes de dormir o al inicio de la jornada meditaciones para impulsar tu esfuerzo diario.

Te admiramos profundamente.  Gracias por todo lo que haces <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.