Internet segura para todes 

Post por: Angie Contreras @AngieConter @CultivandoAc


Hablamos mucho de lograr espacios seguros, calles, escuelas, instituciones, una vida libre de cualquier tipo de violencia se ha vuelto nuestra bandera y consigna, pero ¿una internet libre de violencia para todas las personas es posible?, ¿seguridad para todes?

Internet se ha construido desde la colaboración de muchas personas, cada quien, desde sus descubrimientos, avances y aportaciones contribuyó para que hoy internet sea lo que es, pero, en el camino nunca nos imaginamos que esta herramienta sería entre todo lo maravilloso –suena un poco romántica esta idea, lo sé- una herramienta que se utilizaría para seguir ampliando las diferencias, no para generar políticas o programas, sino para discriminar, excluir, censurar, violentar a las personas. 

Me preocupa que el mantra y la idealización que hemos hecho de Internet no nos deja ver que ciertas prácticas y conductas heredadas de los espacios offline se sigan reproduciendo en este espacio virtual, ¿se imaginan como sería entonces el metaverso si no hacemos un alto y nos cuestionamos seriamente esto?, ¿cómo pensamos una Internet segura como algo interseccional, corresponsable e incluyente para todas las personas?

Gran reto, ¿no creen?

Podemos empezar a pensar una internet para todas las personas que incluya a las infancias y a las personas adolescentes, a la comunidad LGBTTTIPQ+, a las mujeres, sí, porque también Internet es un espacio de lucha y de reconocimiento de derechos, ¡claro, porque es un espacio público! Y en lo público nunca hemos estado – o no nos han dejado estar-

Quisiera enfocar las siguientes líneas a las infancias y adolescencias. Vamos por partes, debemos partir de tres básicos:

Interseccional, ni todas las personas somos las mismas, ni las problemáticas y necesidades son las mismas, mirar Internet desde la interseccionalidad es reconocer que el acceso, navegación, desarrollo es diferenciado no solo por ser mujer u hombre, sino que también por el nivel económico, color de piel, colonia donde vives, donde te conectas, cuántos dispositivos tienes, tipo de internet, pensar en la innovación, desarrollo tecnológico, normas comunitarias, debe ser pensando desde las diferencias.

Corresponsable, tengo poco definiendo este concepto desde lo digital, para explicarme vayamos a la raíz, la corresponsabilidad es la distribución de tareas y responsabilidades domésticas de forma equitativa y que involucre por igual a todas las personas integrantes del grupo familiar, por que históricamente los roles nos han dicho que nos toca a las mujeres. Con esta idea pensemos en la corresponsabilidad como que la seguridad no solo toca al gobierno, a mamá o a la escuela, les toca a todos los grupos de actores que participan. 

Incluyente, los estereotipos y prejuicios generan discriminación y esta se manifiesta desde la violencia, ser incluyente es pensar en cómo cambiamos el algoritmo, pero también la lógica en cómo nos desarrollamos y convivimos desde Internet. 

Ahora bien, para poder poner la mirada en las infancias y adolescencias debemos quitar la mira adulta, ¿cómo es esto?, podemos verla desde alguna de estas ideas que a continuación expongo, si bien no son todas nos dan un ejemplo de los discursos:

  • Las infancias no entienden nada –no saben nada.
  • Las infancias y personas adolescentes ya lo saben todo porque “le pican al dispositivo”. 
  • Internet y los teléfonos son malos.
  • La violencia que pasa en los espacios digitales como redes sociales y plataformas es una mentira o exageración.

Recordemos, la seguridad digital debe ser visto también desde un enfoque holístico que implica los siguientes principios:

Cómo me cuido yo, qué acciones y qué herramientas puedo utilizar para cuidar mi seguridad digital: tener contraseñas seguras, verificación de dos pasos, entre muchas más.

Cómo cuido a las demás personas, qué acciones puedo hacer para cuidar la privacidad y seguridad de las personas con quien me relaciono.

Cuidar a la otra persona significa no compartir sin su autorización su número de teléfono, correo a quien lo solicita (pregunta primero si lo puedes compartir), si veo alguna publicación que violente a una persona conocida hago captura de pantalla, reporto y aviso, no publicar información personal o sensible sin autorización.

Hago caso a mi instinto, la persuasión o ese poder de convencimiento (para sonar bien profesionales se llama ingeniería social) es lo que usan las personas que quieren cometer un delito o son agresores, te van convenciendo, te hacen sentir miedo, que dudes de ti y de lo que has hecho, se hacen pasar por amistades, alguien que conoces para que caigas.

Reviso y exijo, puede sonar aburrido, pero tenemos que leer las normas de comunidad de cada red social, plataforma o producto que descargamos y sumarnos a exigir que las empresas de las redes sociales mejoren sus procesos de denuncia, respuesta y ayuda a las personas que pasan por violencia digital.

¿Lo necesito?, ¿cuándo descargo una nueva aplicación, aceptamos todos los permisos que nos aparecen? pero ¿en verdad necesito esa app?, ¿en verdad necesito darle permiso a la aplicación para que entre a mis fotos o a mi directorio?

A las madres, padres, tutores, y a quienes acompañan los cuidados y crianzas les digo que no están solos en el trabajo de acompañar la alfabetización y seguridad digital, nadie nos enseña a criar, equivocarse es parte de la crianza, debemos ser pacientes con nosotras y nosotros mismos, preguntar y estar abiertos a aprender, mantener una buena comunicación con las infancias y personas adolescentes, confiar y escuchar mucho. 

Creo que poco a poco vamos pensando y repensando una internet segura para todas las personas, cada grupo como las infancias, adolescencias, mujeres, personas con discapacidad tendrá necesidades específicas que atender y que tendremos que trabajar para lograr ese objetivo, pero de que es posible una internet segura para todes, lo es.