Trabajo en línea en clave feminista

Contenido por CV Harquail en en blog de Gender Avengers. Traducido al español por Pat Polanía.

Estas son 20 sugerencias de cómo llevar las prácticas feministas al trabajo en línea…y hacer nuestra vida -en eternas reuniones en línea- más ética, empática y co-creativa. Comencemos…


1. Establecer acuerdos de trabajo para la grupa y la sesión utilizando un proceso democrático y participativo. Los acuerdos deben incluir su visión para trabajar juntxs, cómo manejarán los desafíos de participación y más.

2. Rotar los roles de anfitriona, líder de conversación y facilitadora de una reunión a otra. Compartir oportunidades para tomar notas o resumir conversaciones, informar, etc. entre lxs participantes.

3. Elaborar un reconocimiento de terreno que refleje de dónde vienen todxs lxs participantes y/o lo que están creando juntxs en el espacio virtual.

4. Organizar un momento de contacto virtual en el que cada participante pueda hablar y compartir su nombre. Que cada voz se escuche una vez al comienzo, para establecer una práctica de invitar a todxs en la reunión a participar.

5. Crear un gesto grupal (un movimiento de la mano, una expresión facial, un grito) que lxs miembrxs puedan usar juntxs para abrir y cerrar reuniones. Esto puede ser sorprendentemente divertido, ya que crea no sólo ligereza sino también un sentido físico de comunidad en toda la red.

6. Reunir un documento público en un Pad o Google Drive que tenga la agenda, cualquier lectura previa o información, diapositivas, diagramas, listas de referencias, información biográfica y de contacto sobre lxs participantes, acuerdos grupales anteriores y cualquier otra información que pueda ser útil. Inviten a todxs a contribuir a ello. Se puede acceder al documento antes y durante una reunión para apoyar las conversaciones grupales. Un documento puede ser especialmente útil para lxs participantes que prefieren múltiples formas de acceder a la información.

7. Antes de tomar un descanso, ofrecer una meditación de un minuto y pedir a las personas que reflexionen sobre lo que necesitan hacer más durante el descanso para cuidarse.

8. Dar tiempo suficiente para la interacción y el proceso interpersonal, no sólo para “hacer las cosas”. El colectivo como un todo y cada individuo en él necesita ser atendido. Este cuidado lleva tiempo.

9. Invitar a todxs a compartir la misma imagen visual desde su punto de vista: una pancarta, una obra de arte, una planta, una palabra. Debido a que los fondos, gifs o memes virtuales a veces sólo están disponibles para aquellxs con tecnología muy actualizada, hacer que algunxs participantes los usen puede dejar a otrxs fuera. Encuentren algo que todxs puedan compartir.

10. Decidir como grupo si grabar o no las reuniones. A menudo, la opción predeterminada es “sin grabación” si una sola persona no lo quiere, pero esto no debería ser automático. Otrxs participantes pueden encontrar una grabación realmente útil. Resolver esto juntxs.

11. Elegir la tecnología más simple para la tarea en cuestión. Recuerden que la tecnología más simple es a menudo la más fácil de usar para todxs. La tecnología más simple reduce la demanda de todo tipo de recursos e iguala el acceso para aquellxs que tienen menos.

12. Cuidar los cuerpos y los corazones, así como las mentes. Poner las pausas de movimiento, la reflexión y el intercambio emocional en la agenda. 

13. Abrir otros canales de comunicación para que se ejecuten en paralelo con la conversación, para ampliar las posibilidades de muchos tipos de contribuciones y para que se unan muchas voces diferentes.

14. Diseñar un ritual de cierre para combinar con un reconocimiento de apertura. Considerar algo relacionado con la creación de un futuro compartido.

15. Agregar un regalo en el correo electrónico de seguimiento, no solamente un enlace a las notas de la reunión, sino también un pequeño regalo descargable (una imagen, un folleto, un enlace a una canción).

16. Poco antes de finalizar su reunión, invitar al grupo a considerar cómo fue su experiencia juntxs y si ésta se alineó con los acuerdos grupales que establecieron anteriormente.

17. Crear un conjunto de gestos que comuniquen respuestas que son importantes para el grupo. Además del “golpe de puño feminista”, también tenemos una forma de colocar nuestras manos sobre nuestros corazones para indicar profundidad de sentimiento, aumentamos el volumen cuando estamos de acuerdo, y también chasqueamos los dedos mientras alguien habla para indicar nuestro apoyo. Cada uno de estos gestos se suma a la sensación de que estamos juntxs en esto.

18. Poner música mientras la gente se une y abandona la reunión. Varios minutos antes del final de un descanso, comenzar a tocar música alegre para ayudar a la gente cuando es el momento de regresar y darles la bienvenida mientras se reagrupan. ¡Incluso pensar en tener una invitada musical para tocarnos una canción al cierre!


19. Ayudar a tener en cuenta a toda la comunidad. Tomar una captura de pantalla de toda la comunidad: una vista de galería de todos lxs participantes, con su aprobación. Esto puede compartirse en las redes sociales, imprimirse para colgar junto a su computadora o enviarse en un correo electrónico de seguimiento a lxs participantes.  


20. Estar lo más presente posible y agregar un poco de sabor a su presencia. Usar accesorios, apodos, pronombres, accesorios, actividades, lo que sea que les invite a agregar un poco más de “ustedes” a la reunión. Beban un poco de té juntxs. Usen sombreros, lazos, bufandas, ropa alegre, pendientes divertidos. Usen emojis y GIFs en el chat grupal. Hagan que sus mascotas se acerquen para una visita rápida.

Es posible que ya estén aplicando alguno de estos consejos sin saberlo. ¿Nos olvidamos de algo más? Compártenos tu ideas y buenas prácticas….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.