Síndrome de la Impostora

Pauline Clance y Suzanne Imes publicaron un artículo sobre el “síndrome de la impostora” en 1978.

Las dos psicólogas en su investigación analizaron un grupo de mujeres con grandes logros y encontraron que la gran mayoría de estas mujeres desconfiaban de sí mismas. Pensaban que su éxito había sido un fraude y que tarde o temprano eso se descubriría. A esta forma de respuesta, la llamaron “Síndrome de la impostora” 

¿Cómo reconocerlo? 

Las respuestas del síndrome de la impostora usualmente aparecen cuando tenemos que enfrentarnos a nuevas oportunidades o tenemos que empezar algo desde cero.

El constante miedo al fracaso nos hace procrastinar, es decir posponer nuestras tareas constantemente. 

En otras ocasiones puede llevarnos a sobreexigirnos y a obsesionarnos con la perfección.   

Si nos equivocamos, nos obsesionamos con pequeños errores y olvidamos que somos humanas 

¿Cómo mitigar el síndrome de la impostora? 

– Acepta las felicitaciones de tus compañeras. Piensa bien en su significado, no lo relativices. 

– Sé amable contigo misma.

 – No te des por vencida antes de empezar el camino… si te equivocas, lo harás mejor la próxima vez.

– Disfruta de tus éxitos por tiempos más prolongados, prémiate a ti misma.

– Comparte tus temores con alguien en quien confíes. 

– Recuerda, siempre se puede volver a empezar.

https://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%ADndrome_del_impostor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.